Testimonios

Quiero reafirmar mi satisfacción ante el nuevo estilo de alimentación que gracias a usted he practicado por los últimos ocho meses. Mi transformación se inicio antes de que me diera cuenta. Inicie el ayuno sustentado en abril 2009. Como usted ha dicho en varios de sus programas, haciendo referencia a la parábola bíblica: la semilla puede caer en diferentes tipo de suelo y en mi caso demoró en germinar unos cuatro meses, luego de haber escuchado diversos testimonios. Gracias a Dios he sido una persona saludable en comparación a otras de mi edad, 40 años, pero tenía un padecimiento de endometriosis que me inmovilizaba los primeros dos días de mi periodo menstrual y además notaba que tenía un dolor en mis muñecas cada vez más constante. A la semana de haber iniciado el ayuno sustentado, ya noté el cambio, tuve mi periodo menstrual sin dolor y también el dolor de mis muñecas desapareció. Gracias por sus consejos y ojalá en Puerto Rico se desarrolle un sistema de salud que considere esta alternativa natural.

Queda de usted,
Hilda E Miranda

 


 
Comenzaré por contarle que me bautizaron como la Dra. Norman, pues cada vez que alguien se enferma, me llaman para ver qué les puedo recomendar. Asi pasó con mi sobrina que salió embarazada y cuando le hicieron el primer sonograma, detectaron que el bebé venia con algunos problemas. Ella vino donde mí muy afligida al pensar que su bebé venía con anormalidades. En seguida me senté con ella; le dije vamos a poner las cosas en las manos del Señor, que es el médico por excelencia, pero mientras oramos, vamos a ir haciendo algunos cambios en tu alimentación, como es el no consumir pan, huevos, leche, carne, etc. Y vas a comer más vegetales, frutas y papas. Le recomendé el uso de la progesterona 1,000, ya que también le dijeron que tenia un descontrol en la tiroides. Dr. Norman, cuando volvieron a hacerle el próximo sonograma 2 a 3 meses después ya se vio bien…!Gloria al Señor! Tiene una bebé preciosa!

Gracias,
Minerva Rivera

 


En octubre del corriente año cumplo un año de estar en el ayuno sustentado. Yo padecía de hipertensión, migraña, hemorragias vaginales, anemia y espasmos musculares.


En octubre de 2009 escuche su programa radial y desde ese entonces comencé a dejar de comer basura, a pesar de que no comía carne rojas, y empecé con el ayuno sustentado con papas y zanahorias. Aunque me fue un poco difícil dejar de comer mis comidas favoritas, me puse y analicé y pensé que lo primero es mi salud. Puse de mi parte y con mi fuerza de voluntad y con la ayuda de Dios, comencé el ayuno sustentado y dejé de comer todo lo que me estaba haciendo daño, ya que quería dejar las Lotrel para bajar la presión arterial pues me estaban causando Neutropenia. Mi peso era de 165 libras, soy una mujer de 57 años y mido 5'3". Mi presión arterial siempre estaba en 150/100 o 190/100. Varias veces terminé en sala de emergencias porque la presión subía y el dolor del brazo izquierdo y el dolor de cabeza eran insoportables aun tomando el medicamento para la presión y mi hemoglobina nunca subía de 7.

Además de estas dolencias, tenía un quiste en el ovario izquierdo y uno en el seno derecho, ambos desde que tenía 30 años de edad. El quiste del ovario era lo que me estaba causando las hemorragias vaginales, y el del seno y se me detectó en una mamografía de rutina que me hicieron. Nunca me quise operar.

Doctor, déjeme decirle que a las tres semanas de haber estado comiendo nada más que papas y zanahorias con el aceite de oliva, y de frutas solo, manzana, piña dulce y papaya, y luego de haber estado usando la progesterona, el Lowpressol, el Uriplex y la levadura de cerveza liquida, comencé a sentirme de maravillas, deje de usar las Lotrel y a los dos meses no sentía ya el dolor de cabeza, me fue subiendo la hemoglobina, ya no me daban los desbalances que me daban, se me quitó el insomnio.

Actualmente mi peso es de 120 libras. Hace tres meses me hice una mamografía y un sonograma vaginal y pélvico. Ambos salieron negativos. Yo le pregunté al ginecólogo que donde estaban los quistes. El me dijo que ya el quiste del ovario no estaba y en el seno lo que quedaba era un punto pequeño que no era necesario operar.

Mi presión arterial actualmente es de 115/77 o 118/80. Mis análisis de sangre y orina salieron todos bien, el internista me preguntó que si esos análisis eran míos, ya que parecían unos análisis de una nena de 15 años.

Sin nada más, déjeme decirle que esta dieta no la cambio por nada, ya que me siento de maravillas al grado de que ya no uso ninguna clase de medicamentos. Mi hemoglobina ahora está en 14 y no pienso visitar más un médico a no ser que sea alguna emergencia…Espero que usted continúe ayudando a este mundo que tanto lo necesita.

Cordialmente,
Sra. Iris Sánchez

 


Apreciado Dr. Norman y Diana:

Dios me los bendiga de manera muy especial es de mucha alegría poder dirigirme a ustedes por medio de estas líneas para informarle de cuanta bendición son sus programas y sus enseñanzas para nosotros los oyentes quiero decirles mi testimonio: salí con un problema en las tiroides que según en el CT era bocio pero que esto era una masa grandísima hacia abajo, me iban a operar por tres ocasiones y en la ultima ya estaba hospitalizada en el Cardiovascular de Rio Piedras cuando me hicieron los vitales salí con fiebre sin yo sentirme nada, para los efectos estaba completamente bien. Por la mañana vino el cirujano Dr. Quintana y me dijo que se suspendia la cirugía y que regresara a casa, yo di gracias a Dios y me regresé muy contenta pues el Señor no quería que yo me operara. Yo empecé a usar la Progesterona como por cuatro meses y volví a mi doctora y le dije que me mandara a hacer un CT nuevamente y para la gloria de Dios les testifico hermanos, que eso se desapareció. Informo que estoy en las papas y zanahorias también. Cuando respiraba tenia un ruidito cuando respiraba como si me fuera a dar asma y de noche cuando me dormía, quedaba sentada en mi cama sin aire a punto de un paro respiratorio. Hermanos, era algo bien terrible lo que me estaba sucediendo, pues después no podía dormir del susto y los nervios, pues todo eso se ha ido, gracias a Dios usando la Progesterona pues esta cremita es la misma mano de nuestro Dios.


Que Dios me los continue bendiciendo grandemente, un abrazo con todo mi cariño, su hermana en Cristo, Nidel


P.D. Soy una anciana de 72 años pero me siento muy bien.

 


  • Antes que todo, poniendo siempre a Dios por delante, mis más infinitas gracias, felicitaciones y reconocimiento al Dr. Norman González Chacón y a todo su equipo de trabajo que hacen posible que personas que deseen mejorar su calidad de vida lo puedan lograr a través de sus programas radiales y televisivos que están al alcance de todos, lográndose con ello en muchos casos la sanación de condiciones, que a través de la medicina tradicional no se alcanzan y lo más importante sin dejar ningún efecto secundario en las personas; siendo yo un fiel testimonio de lo dicho anteriormente. Soy la Sra. Rodríguez, nacionalidad cubana y tengo 62 años. Aparentemente hace aproximadamente 35 años fui operada en Cuba y me pusieron varias transfusiones. En el 2002 me hicieron un chequeo por sentirme con mucho decaimiento, del mismo resultó que tenia Hepatitis C, notipo 1b que según la literatura es uno de los más resistentes, debo mencionar que enseguida visite algunos naturopatas en busca de al menos de disminuir las enzimas hepáticas, no logrando en todo ese tiempo ningún resultado satisfactorio, hasta el punto que uno de ellos me recomendó el tratamiento químico del cual siempre me he opuesto. Pero mi Dios es grandioso y yo tenía la fe y esperanza de que iba a encontrar algo que me funcionaria y no sé como me puso a mí un buen día de forma aparentemente casual un programa de salud el cual el Dr. Norman era el principal orientador y consejero, lo escuchamos mi esposo y yo dos veces y decidimos comenzar con el ayuno sustentado, solo llevo ocho meses con el mismo, tomando adicionalmente el Liverplex, el Detoxiplex y levadura de cerveza liquida, utilizando la Sexosterona Progesterona de 1000 en la zona del ombligo y del hígado. Estos son los resultados milagrosos:

 

  • Elevada disminución del conteo del virus
    s Elevada disminución de las enzimas hepáticas
    s Aumento de los glóbulos rojos
    s Reducción de 30 libras de peso

 


Saludos Dr. Norman González Chacón:

Mi nombre es Salomón Peña, este es mi testimonio:
Estaba sobrepeso mido 6'2" y pesaba casi 400 libras, usaba mucha insulina como diabético crónico, como me decían los médicos. Comía en exceso y todo lo que ahora sé que solo me hacia daño. Fumaba y bebía. Viví una vida desordenada de la cual ahora me arrepiento por todos los problemas de salud que me trajo; se me hinchaban las piernas, tenia estreñimiento crónico, mi piel era color verdosa, el cabello se me estaba cayendo, no dormía bien. Era todo un desastre. Orinaba con dificultad. Perdí la visión del ojo derecho por retinopatía diabética y la hemoglobina casi estaba en seis. Me daba mucha terapia respiratoria por el exceso de fumar, de tantos azucares en los bizcochos, los dientes desde muy joven se me dañaron. El azúcar y la presión siempre estaban altas. Era todo un descontrol.
Para ese tiempo empecé a oír su programa y creí en la Medicina Natural, en unos días comencé el cambio pero como mi cuerpo ya estaba enfermo de tanta mala alimentación, amanecí un día grave con el azúcar casi en mil; presión alta, todo un desastre. Mi esposa llamó la ambulancia, me hospitalizaron…

Los médicos no me daban esperanza de vida. Tenía formada una cangrena en la pierna izquierda. Años atrás, perdí el dedo grande del pie derecho por lo cual andaba en desbalance. El pie estaba hinchado y se le formaron unas ulceras que cubrían todo el pie. Los médicos me tuvieron en observación luego me pasaron a intensivo. Querían amputarme la pierna y yo estaba ya sin conocimiento y bajo los efectos de todos los químicos que me daban. Mi esposa, Tamara, le dijo al cirujano que dejara que yo despertara y tomara yo la decisión de operarme o no. Ella les dijo que los medicamentos eran los que me tenían dormido: "quiténselos, y déjenlo que él decida". El médico le dijo que si me salvaba era un milagro de Dios, que yo estaba muy mal.

Me quitaron los medicamentos, desperté y hablé con el cirujano. Me preguntó: ¿ qué vamos a hacer contigo? Yo le dije: "me voy para mi casa; yo creo en la Medicina Natural y con eso me trataré y te relevo de todo"; le firme un papel donde yo me hacía responsable de todo y regresé a mi hogar; le dije a mi esposa que íbamos a seguir con la dieta y los suplementos naturales con la ayuda de usted, Dr. Norman, fui recuperándome…mejoré hasta el día de hoy y esto me sucedió para principios del mes de marzo del 2007.
Salomón Peña

 


Dr. Norman:


La presente es para decirle, que ahora en diciembre va a hacer un año que estoy en las papas! Quiero decirle una de las muchas cosas, que he obtenido con el ayuno sustentado: resulta que hacía bastante tiempo que tenia hidroceles, pero no le daba importancia, pero una vez cuando tenía cita en la clínica de veteranos, se lo comenté a mi medico primario, el cual me examinó y vio que el caso ameritaba una cirugía, el asunto es que me coordinó cita, por internarme, cuando me citaron, el doctor me dijo: "te coordiné la cita para operarte" y yo me negué pero aun seguía con la condición. Pero para hacerle el cuento largo, corto, un día me levanté y noto que mi escroto estaba contraído, y pensé que era debido al frio, pero al pasar de los días, seguía contraído y resulta que ya no existía el hidrocele. Cuando fui de nuevo, a otra cita le dije al médico que ya no tenía el hidrocele, el no se explicaba cómo pudo ser esto, porque "solo eso se corregía con la operación". En conclusión, no tuve que operarme y no tengo la cicatriz que me hubiera causado esta operación y tampoco tengo el hidrocele.


Que Dios lo bendiga,
Don Jesus

 


Estimado Dr. Norman:

Le escribo estas líneas para contarle mi testimonio. Yo lo sigo a usted hace años pues yo desde los 69 años tengo artritis deforme en las rodillas, me daban unos dolores tremendos hasta gritaba no podía ni ir al baño pero gracias a Dios, usted, que tiene ese llamado tan lindo pues con la papa y zanahoria no me duele nada yo no como arroz ni carne de ningún tipo. Tengo ahora 84 años.

Atentamente,

Carmen González

 


“Mi nombre es Janet Narváez y resido en Fajardo. El pasado mes de marzo tenía un tumor de 1.8 en el seno derecho. Esta noticia me deprimía lo cual me hacía empeorar. Debía tomar once quimioterapias pero solamente tomé dos, ya que los efectos secundarios me estaban afectando en gran manera y es entonces cuando decido atender mi padecimiento de forma natural. Comencé mi tratamiento con Lillian González. Utilicé Oncoplex, Detoxiplex, la Progesterona y el Ayuno Sustentado con Oración y fue de esta manera que encontré mi sanidad. Además de esto, utilicé teses de plantas por sus poderes curativos que en combinación con la dieta de Dr. Norman son mejores que la quimioterapia. El pasado mes de septiembre me hicieron un MRI, una mamografía y una sonomamografía. Todos los resultados salieron negativos. Le doy gracias, primeramente a Dios y luego a Dr. Norman por esta gran alternativa para curarme”

 


“Mi nombre es Digna Rivera y resido en Río Piedras. Quiero contarles un testimonio sobre lo que la Progesterona ha hecho en mí. Desde mi juventud sufría unos dolores insoportables en el ovario derecho y actualmente tengo setenta años. Tuve que aguantar todos estos años fuertes dolores hasta que conocí la Progesterona. La utilizo desde hace dos años y desde el primer momento dejé de sentir los dolores que por todo ese tiempo tuve que aguantar. Nunca más he vuelto a sufrir de estos dolores y hubiera querido conocer de la Progesterona mucho antes para evitar el dolor y sufrimiento que tuve que soportar.”

 


Desde Kissimmee, Florida: “Vivo en Florida pero me enteré de los productos y la dieta de Dr. Norman gracias a una prima que reside en Puerto Rico. Comencé a utilizar la Progesterona ya que sabía sobre los grandes beneficios que esta tiene sobre la salud en general. Al enterarme de que mi hija tenía dos fibromas, lo primero que hice fue recomendarle la Progesterona. Luego de seis meses utilizándola tuvo su cita de seguimiento. El resultado fue que uno de los fi bromas desapareció por completo y el otro tenía un tamaño muy pequeño. Tiene otra cita de seguimiento en seis meses y estamos seguras de que en ese momento el otro pequeño fi broma habrá desaparecido por completo y todo gracias a la Progesterona natural de Dr. Norman.” -Teresa Johnson

 


 

 

Redes Sociales